facebook  linkdlin  youtube  skype  twitter

Mitos y Realidades acerca de los Rociadores Automáticos

Elaborado por José Prada

En la mayoría de los casos muchos clientes evitan la instalación de rociadores en sus instalaciones por manejar información inadecuada del cómo funcionan estos dispositivos y el sistema en general. Este artículo resume algunos de los mitos y realidades más relevantes

, relacionados con los rociadores automáticos, con el objeto de eliminar ciertas falsas creencias en el colectivo.

Mito: Cuando el fuego activa un rociador, el resto de los rociadores también se activan.
Realidad: NO. Solo se activa el rociador, o rociadores que están bajo la influencia de la pluma del incendio. Esta creencia proviene de las películas americanas, donde al activar un rociador con un encendedor, se activan el resto de los rociadores del sistema.

Mito: Si existe un sistema de detección junto a un sistema de rociadores, se activarán los rociadores cuando se active una estación manual.
Realidad: FALSO. Eso solo ocurre en las películas. Los rociadores de bulbo sólo liberaran agua cuando el elemento fusible alcance la temperatura de activación, no por el accionamiento del sistema de alarma.

Mito: Los sistemas de rociadores solo protegen bienes, no protegen vidas
Realidad: FALSO. Las estadísticas de la NFPA indican que las pérdidas de vidas, tanto de ocupantes como bomberos, se reducen hasta en un 85% en edificaciones protegidas por rociadores automáticos.

Mito: Un buen sistema de detección es más que suficiente para proteger una edificación
Realidad: FALSO. Los sistemas de detección advierten en forma temprana la existencia de un fuego, pero no hacen nada para extinguirlo. En el caso de haber un incendio durante la noche, donde nadie puede combatirlo, solo un sistema de rociadores podría controlar el fuego y así evitar pérdidas materiales.

Mito: El daño por agua producido por los rociadores es mayor que el daño por el fuego
Realidad: FALSO. En el evento de un incendio, solo se activan unos pocos rociadores controlando la propagación del fuego, liberando caudales de unos 14 gpm a 50 gpm, en contraposición con las mangueras de incendio que pueden disponer de hasta unos 250 gpm cada una. El control del incendio solo daña el área de influencia de los rociadores activados, preservándose el resto de la mercancía. Las estadísticas revelan que el daño por agua no alcanza al 5% del total de la mercancía, versus la posibilidad de la pérdida total en la ausencia del sistema de rociadores.

Mito: El sistema de rociadores le “roba” agua a las mangueras de incendios
Realidad: FALSO. El sistema incluye, aparte del agua que consumirá el área de diseño de los rociadores, la adición de un caudal fijo, entre 250 gpm y 500 gpm, para el sistema de mangueras.

Mito: Los rociadores son horribles y afean las instalaciones
Realidad: Existen una inmensa variedad de rociadores que pueden integrarse estéticamente a cualquier ambiente.

Mito: Los rociadores se pueden activar solos y dañar por agua las ocupaciones. No son confiables
Realidad: FALSO. La estadística de ruptura o activación “espontanea” de un rociador es de 1 en 16.000.000.000 (se lee, uno en dieciséis mil millones) es decir, para los efectos prácticos, 0 (se lee, cero).

Mito: Los sistemas de rociadores son costosos
Realidad: Eso depende de cómo se vea la inversión en el sistema a largo plazo. Y aquí el autor desea exponer parte de su experiencia. La inversión inicial del sistema de rociadores oscila entre el 1% y 3% de la inversión total de la edificación cuando se construye nuevo, mucho menos que otras competencias, o incluso, los acabados de pisos u otros elementos constructivos. Sin embargo, esta inversión redundará, en la protección del 100% del establecimiento, y de sus ocupantes. Y el autor habla de inversión porque en el evento de un incendio, el retorno de la misma es inmediato dado que preservará, en promedio, el 95% de la propiedad protegida. Aparte de esto, los sistemas de rociadores tienen tiempo de vida promedios de 50 años (debidamente mantenidos), que es un tiempo significativamente grande para cualquier equipo.

El autor espera que estas aclaraciones le permitan tomar una decisión más acertada en el momento de requerir instalar un sistema de rociadores. Igualmente es importante aclarar que el diseño y la instalación de un sistema de rociadores debe estar a cargo de empresas con experiencia que posean ingenieros calificados, que puedan garantizar la confiablidad del sistema instalado.

 

José Prada
Director de Proyectos de Prodeseg, S.A.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

José Prada es Ingeniero Electricista con amplia experiencia en el diseño, instalación y mantenimiento de sistemas contra incendio, con experticia en sistemas de rociadores automáticos.